Actualidad de la Mujer Emprendedora

Miércoles, 04 de julio de 2007

Ley de Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres

El 15 de marzo se aprobó le Ley de Igualdad, una norma que recoge avances para caminar hacia la igualdad efectiva de mujeres y hombres en la sociedad española.

El pleno reconocimiento de la igualdad formal hasta el día de hoy ante la ley, aun habiendo comportado, sin duda, un paso decisivo, ha resultado ser insuficiente. Se puede deducir claramente de las siguientes situaciones:

  • La violencia de género
  • La discriminación salarial
  • Mayor desempleo femenino
  • Escasa presencia todavía de las mujeres en puestos de responsabilidad política, social, cultural y económica.
  • Problemas de conciliación entre la vida personal, laboral y familiar

Estas situaciones enumeradas anteriormente muestran cómo la igualdad plena efectiva, entre mujeres y hombres, aquella “perfecta igualdad que no admitiera poder ni privilegio para unos ni incapacidad para otros”, en palabras escritas por John Suart Mill hace casi 140 años, es todavía hoy una tarea pendiente que precisa nuevos instrumentos jurídicos.

Con el respaldo de todos los grupos parlamentarios, a excepción del PP que se abstuvo por considerar esta ley para las “élites”, el Congreso de los Diputados y Diputadas aprobó el día 15 de marzo la Ley de Igualdad. Para el presidente del Gobierno, “esta ley esta llamada a transformar para bien, a transformar radicalmente y para siempre la sociedad española”. Es el deseo de todas las personas que trabajamos por la igualdad y esperamos que esto suceda realmente pues nos beneficiará a todas y todos.

Esta iniciativa legislativa entró en vigor el pasado 24 de marzo. La ley de Igualdad cuenta con algunas novedades celebradas ampliamente y al mismo tiempo, incluye otras que aún resultan demasiado tenues y escasas.

Novedades:

  • La ley obliga a las empresas (aunque sólo a las que tengan más de 250 personas empleadas) a negociar con los agentes sociales planes de igualdad y prevé que, en un plazo de ocho años, los consejos de administración de las grandes compañías tengan al menos el 40% de mujeres.
  • La ley también contempla la ampliación del permiso de maternidad pero sólo, para los casos de parto prematuro y en aquellos casos de necesidad de hospitalización después del parto; establece bonificaciones y exenciones de la seguridad social a trabajadoras autónomas y la posibilidad de acceder a un subsidio de maternidad para las menores de 21 años, aunque no hayan cotizado.
  • La Ley INCLUYE también un tímido reconocimiento del permiso de paternidad, que se limita a 13 días, y que aunque representa una mejora de la situación que había hasta ahora, queda muy lejos de la plena equiparación de derechos, y del horizonte de la corresponsabilidad en lo que al cuidado se refiere. La propia Ley propone ir ampliando el permiso de paternidad hasta alcanzar las 4 semanas en 2013.
  • Recoge el derecho a reducir la jornada entre un octavo y la mitad por cuidado de menores de ocho años , y, en caso de partos prematuros, el permiso de maternidad se inicia a partir de que el niño o la niña salga del hospital.
  • Es de gran importancia el establecimiento que hace esta ley del principio de representación electoral:
  • En las próximas listas electorales deberán respetar la presencia equilibrada de hombres y mujeres .
  • Los partidos tendrán que presentar listas, aunque sólo, en los municipios de más de 5.000 habitantes de forma que ninguna tenga menos del 40% de mujeres en cada tramo de cinco puestos. A partir de 2011 se aplicará la medida a los municipios de más de 3.000.
  • La Ley considera acoso sexual cualquier comportamiento verbal o físico de naturaleza sexual que tenga el propósito o produzca el efecto de atentar contra la dignidad de una persona.
  • Se dice que el primer objetivo es "hacer justicia a las mujeres" con una ley "de plena ciudadanía, para todos y todas", que pretende, "derogar cualquier dominación de los ciudadanos".

    Una reflexión

    'Todas las cosas son imposibles mientras lo parecen', (Concepción Arenal.)

    Tenemos que ser conscientes de que el logro de la igualdad real y efectiva en nuestra sociedad no sólo requiere del compromiso de los sujetos públicos, sino también de su promoción decidida en la órbita de las relaciones entre particulares. En nuestro día a día.

    Tenemos que pensar que cuando alcancemos la igualdad real, ganará la humanidad, y que si todas y todos lo pensamos así lo conseguiremos, a pesar de la herencia patriarcal de siglos que arrastramos.