Actualidad de la Mujer Emprendedora

07/04/2014

AMECOOP-A celebró su Asamblea General Ordinaria en Granada

Las mujeres cooperativas de Andalucía celebró el pasado sábado su asamblea general, una cita que ha contado con la intervención de Mª José Sánchez Rubio, Consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Lola Sanjuán, presidenta de AMECOOP-Andalucía y Antonio Rivero, presidente de FAECTA.

Sánchez Rubio ha destacado que el cooperativismo “fomenta valores como la igualdad de oportunidades, la solidaridad, el apoyo mutuo, y la responsabilidad social y, sobre todo, el espíritu democrático”. “En Andalucía las cooperativas han demostrado ser una de las fórmulas más eficaces para la puesta en marcha de iniciativas emprendedoras y de generación de empleo estable y de calidad”, ha asegurado la consejera.

Por su parte Lola Sanjuán, presidenta de AMECOOP-Andalucía, ha señalado que “las mujeres cooperativistas en Andalucía seguimos apostando por crear empleo de calidad en Andalucía y nos unimos al compromiso de impulsar la reactivación económica de nuestra región”. En este sentido, Sanjuán ha señalado que “nuestro objetivo es seguir contribuyendo a generar empleo estable entre las mujeres andaluzas para reducir la tasa de paro de nuestra comunidad”.
La representante de AMECOOP-A ha subrayado que las empresas que incorporan a mujeres a su actividad empresarial son más productivas y más capaces de generar valor añadido en su entorno, promoviendo la fijación de riqueza y población al territorio andaluz.

Antonio Rivero, presidente de FAECTA, ha apuntado que “las cooperativas de trabajo han sido el trampolín para que muchas mujeres creen sus propios proyectos empresariales, y esto ha repercutido en la mejora de su desarrollo personal y profesional, facilitando su acceso al mercado laboral y su independencia económica”. Asimismo, Rivero ha manifestado que “las cooperativas son un vía para alcanzar la igualdad porque son empresas con valores que facilitan la participación y la igualdad en base al principio una persona un voto, y favorecen la lucha contra la exclusión social”.

En este acto se ha puesto de manifiesto que las empresarias cooperativistas ejercen un estilo de gestión diferenciador, basado en la confianza, la responsabilidad y la creación de redes. El modelo cooperativo facilita esta fórmula gerencial y se ha convertido en referencia para otras mujeres que quieren acceder al mercado laboral. El emprendimiento en colectivo facilita a las mujeres empresarias la posibilidad de apoyarse en el grupo, ganar en competitividad y compartir la asunción de riesgos a la hora de iniciar su andadura profesional.

En este encuentro, las socias de AMECOOP-A han hecho una puesta en común de las actuaciones llevadas a cabo por la entidad durante el año 2013, junto con la reflexión sobre las líneas estratégicas del presente 2014.

Durante 2013 AMECOOP-A ha trabajado en su finalidad fundamental, que es la promoción y defensa de los valores humanos, sociales y profesionales de la mujer en su condición de empresaria, en particular dentro del modelo cooperativo, trasladando a la Administración Pública y otras entidades y organizaciones de interés no sólo las problemáticas o necesidades vividas a diario por las empresarias cooperativistas, sino los beneficios que estas empresas suponen para la sociedad en cuanto a generación de empleo estable y de calidad, ya sea en entornos urbanos ya en ámbitos rurales.

El esfuerzo se ha centrado, entre otros objetivos, en destacar el papel definitivo de las empresarias cooperativistas en la economía, destacando la importancia de la microeconomía en la generación de "empleos de kilómetro cero" y la necesidad de incentivar el consumo cercano y los circuitos cortos de ventas. Asimismo, se ha desarrollado una gran labor de defensa de las cooperativas dedicadas a los servicios del sistema de la dependencia y el resto de servicios públicos que guardan relación con la capacidad de conciliación que puedan tener las familias y en concreto las mujeres empresarias (creadas y compuestas mayoritariamente por mujeres); al igual que se ha trasladado a la Administración la necesidad de incluir las cláusulas sociales en todas las fases del proceso de contratación pública.